mayo 31, 2011

A mis amigo/as.

 Durante 15 meses, que me han parecido años, hemos estado Juanjo y yo fuera de casa, lejos de la familia que con esfuerzos construimos. Su salud requería de un tratamiento que solo en España,tendríamos posibilidad de acceder, por su alto costo, porque acá lo asume la Seguridad Social.
Los amigos, más bien los suyos que hice míos, la familia y los amigos de esta, buscaban fórmulas, para llenar mis horas, mis vacíos.
En mi intento por "hacer" y aprender, mantuve mi trabajo desde la distancia, leí mucho, tanto que casi igualé las tantas horas dedicadas de por vida, a este placer.
Pero el tiempo sobraba y no sabía qué hacer con el. Así que navegando por Internet, descubrí un mundo nuevo, que acortaba distancias y me ofrecía sin dar nada a cambio, lo que buscaba con ansías. Aprender, leer, conversar, ampliar saberes, consolidar conocimientos, nuevos amigos, puede que iguales, más diferentes, porque son amigos que saben del alma a través de las letras, amigos de ficciones, de pasiones por el verso y la palabra. Amigos que no requieren  visitas, ni acuerdos para verse, abrazarse, y compartir. Simplemente, AMIGOS, AMIGAS.
Así aparecieron y en poco tiempo se organizaron bajo la atenta y discreta dirección apasionada de una Lectora Cómplice, que supo unirnos y subirnos, casi sin invitación en una misma nave, de la que ella tira con delicadeza, sin ordenes, ni planes. No hay reuniones, no hay turnos de labor, no existen jefes, ni reproches. Tampoco paro.
Tan solo es un sitio apacible para estar, profundo y virtual pero encantador.
Me sentí segura tanto que me atreví a compartir el secreto mejor guardado, mis saberes pedagógicos, convertidos en historias para contar. Mi derecho a hablar en nombre de la infancia, de los adolescentes y hasta de los jóvenes, a  los que dediqué, 30 años de labor pedagógica.
Hablé con mis amigo/as, reí, lloré, discrepé, aplaudí, impulsé, remé, leí, soñé y cuando ya para entonces el tiempo no me alcanzaba, de tan feliz entre ellos y mis personajes, llegó la hora de la despedida.
Debo bajar de la nave, volver a las horas en que el tiempo no alcanza sin saber bien a qué lo destinas, y sin embargo, quieres que el día dure más de 24 horas. Llegué al momento del "aislamiento", al punto de partida.
Y debía (estoy) estar feliz, el tiempo me lleva a los brazos de lo que más amo,y me lleva a casa. Pero...debo bajarme de la nave.
Mis amigos, iguales más diferentes, han querido reconocer el cierre de esta ardua y rica etapa de labor pedagógica, desde las letras y la ficción, con algo que llena mi corazón de alegría y hace que sienta orgullo de haberles conocido, de haberme permitido ser una más en la idea, remar, crecer entre ello/as.
Por eso me han entregado este hermoso DIPLOMA, que atesoraré lo que me quede por vivir.
Gracias.

16 comentarios:

  1. Es una pena que tengas que marcharte y a la vez no poder conectarte a internet desde tu país. Hoy con esto no tenemos fronteras, pero tu las tienes y tu marcha es real . Estoy segura que buscarás el medio de conectarte, si nó siempre están las cartas de toda la vida y espero que a través de ellas podamos seguir en contacto.
    Besos a Jorgito, Teca y Mila

    ResponderEliminar
  2. Mila, esta despedida es por poco tiempo, estoy segura que pronto estarás otra vez en la nave, remando con fuerza y alegría. Buscaremos la forma de hacerte llegar nuestras cartas, porque nuestro cariño ya lo tienes contigo.
    Seguiremos pensando en Teca y Jorgito, hasta que regreses y los traigas de nuevo.
    Te mandamos muchos abrazos desde Caracas.

    ResponderEliminar
  3. Querida Mila, he leído varias veces tu post, en una búsqueda deliberada de algo que no sé si será o no prudente revelar. La parte linda es que vuelves a tu hogar y al abrazo compartido con los seres que más amas, a tus paisajes y a tus raíces. La otra parte es que vuelves adonde el tiempo pareciera que dejó de transcurrir hace más de medio siglo. Deseo que tú y tu esposo tengan un viaje apacible, que él se recupere cada vez más, que tú no dejes de contar cuentos, y que todos los que aún navegamos a bordo de esa nave podamos leerte siempre que escribas y saludarte siempre que toques tu prosa en el teclado de tu computadora con son y guaguancó. Un abrazo, Liliana.

    ResponderEliminar
  4. Es una pena, que ya no puedas pasar.
    Te voy a echar de menos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola!

    Gracias por pasarte por mi blog.

    Solo quería decirte que he cambiado la dirección de mi blog y te quería informar de la nueva:
    El desván de los sueños

    Muchas gracias.
    Un beso.
    Buen día.

    ResponderEliminar
  6. Gracias a todos y todas, es inmenso e incontable el inmenso placer de haber compartido lecturas, saberes y sonrisas con ustedes y sus letras. Una vida serena y mucha salud, les deseo y la promesa de no olvidarles NUNCA.

    ResponderEliminar
  7. Mila: te extrañaremos mucho. Pero en nosotros quedarán indelebles los buenos momentos que nos regalaste con tus textos. Y también tu apoyo a nuestros trabajos, tu palabra siempre amable, tu cariño, tu amistad.
    Te dejo mi abrazo y mis ganas de reencontrarte pronto navegando por estos mares.

    ResponderEliminar
  8. Te llevas nuestro cariño allí donde estés. Sólo te alejas físicamente, lo más importante permanece en nuestra nave, donde te estará esperando tu remo siempre.

    Muchos besos y cuídate mucho.

    Pd: Besos de chocolate a Jorgito y a Teca

    ResponderEliminar
  9. Entre tumbas y silencios.
    Entre inciensos perfumados.

    En las caricias de la bestia.
    Es la lengua quien tortura.
    En la boca del infierno.
    Provocada ya mi horca.
    El verdugo quien sentencia.
    Las cenizas de mi aliento.

    Continuidad en mi blog (Inspirado en Chopin)

    PD: Gracias si decides visitar mi blog y quedarte conmigo.

    ResponderEliminar
  10. La amistad es un verdadero tesoro que en nuestro corazón debemos resguardar de esas malas intenciones, de ese dudar…
    La amistad no entiende de razas, ni de distancias, ni de estatus social, la verdadera amistad se forja cada dia, regándola con la verdad…
    Por mucho que nos duela el verdadero amigo nos dira lo que no quisiéramois escuchar, no es para herirnos ,al contrario, es para nuestro buen camino encontrar…
    La amistad es duradera siempre que la cuidemos como se merece, sin dar la espalda a ese amigo/a… puede que veamos que los problemas en vez de hacerse pequeños, se engrandecen pero si los compartimos con un amigo/a conseguiremos que estos se esfumen y desaparezcan…
    Reír por los logros de un amigo, llorar por el dolor de esa amistad, creer ante todo en esa persona, aunque ella misma deje de creer en si misma.
    Encender una lucecita con una sonrisa cuando se pierda en la oscuridad…no soltarle de la mano cuando no consiga su camino hallar estar pendiente de su necesidad de desahogo, estar ahí en silencio y sus problemas e ilusiones con atención compartir y escuchar.
    Saber que tienes en la distancia una amiga, aunque no la puedas ver ni tocar, la distancia puede parecer enorme, sí la medimos en kilómetros pero no lo es tanto si la mides con tu alma, mírala con atención, en ella encontraras el consuelo de que no estas sola, qué alguien vela por tu felicidad, alguien por ti se preocupa y te piensa, ésa es la verdadera amistad.

    Eres una verdadera amiga y te quiero por ello..
    Siempre tenlo presente

    Besos Victoria

    Hasta pronto!!

    ResponderEliminar
  11. Milagrosa,

    Creo que has dado con la clave, tener amigos sin que haga falta una mesa para poner la cerveza entre medias, ni estar tan cerca para ver cuando te distraes... que el alma no necesita ni de espacio ni de tiempo y los amigos están por ahí pero están que es lo que importa.

    besos!

    ResponderEliminar
  12. HOY PASE POR TU BLOG, SIENDO UN HONOR SER TU SEGUIDOR. DESDE EL PLATEADO JAÉN UN SALUDO.

    ResponderEliminar
  13. Ojala, puedas volver a conectarte pronto. Si alguna vez puedes leer esto, te mando un beso y abrazo enorme.
    Te esperamos. Y Tu blog, sigue aqui, con tus divertidas y bonitas historias, para volver a reelerlas cuando queramos.

    ResponderEliminar
  14. Mi querida guardiana Mila.
    No he podido comentarte antes debido a problemas de blogger, y recibir aquel correo tuyo fue una alegría para mí. Te respondí, y hotmail me devolvió el correo diciéndome que el correo era erróneo. También lo intenté con gmail, y nada. Así que espero que leas este mensaje, para que sepas que no me olvido de tí, y que te mando todo mi cariño y mis ánimos para que los lleves siempre contigo.

    Si puedes escribirme desde otro correo al que pueda responderte, tendrás noticias mías con frecuencia.

    Te deseo lo mejor, a tí y a los tuyos, porque os lo merecéis.

    Un fuerte abrazo, la Guardiana Mayor. =D

    ResponderEliminar
  15. Me gusta mucho tu blog, y como sé la de sonrisas que hace un nuevo seguidor, desde hoy te sigo.
    Yo también tengo un blog y me haría ilusión que tú también me siguieras.
    Es este:
    http://paraalimentarmedetisolonecesitotuaire.blogspot.com/
    Te espero, pasate, me harías feliz como yo te e echo a ti.
    Un besazo, y te esperoo!

    ResponderEliminar
  16. Mila, mesmo tendo que voltar a teu trabalho, não consigo ver porque não podes manter o o Blog. Tantos assim o fazem, em qualquer canto do mundo. Todos trabalham e cuidam de suas famílias, sempre há um tempinho, mesmo minúsculo, na madrugada quem sabe, onde colocamos em dia nossos laços. Sei que existem muitos Blogs em Cuba. Eu mesma sigo alguns, além do teu. Não desista dele. Um grande abraço e saúde ao teu companheiro.

    ResponderEliminar

Ya sabes a los peques nos encantan los estímulos así que unas palabritas tuyas en el Blog vendrán de maravillas. Gracias Jorgito,Teca y Mila.